A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /var/www/virtual/gandia.local/valorsactius/htdocs/application/controllers/web.php:1)

Filename: libraries/Session.php

Line Number: 689

Valors Actius en la gent gran

Experiencia


  • 203 Votos
  • 05 - 05 - 2017
Guía sin fronteras

Esta es la historia de mi segunda vida hasta la fecha.

Entré a trabajar en Banca en el año 1973 donde permanecí  hasta mi prejubilación en el  2004. Ésta vino acompañada de varios acontecimientos vitales para mí: la boda de mis dos hijos (con seis meses de diferencia) y una grave enfermedad inesperada que finalmente superé.

Pero antes de llegar a este momento, hacia 1997 cayó en  mis manos un artículo de una publicación dominical que se centraba en la idea  ... “y después que harás”… Su lectura me motivó, y en 1998, comencé a estudiar el fascinante mundo de las plantas desde la etnobotánica, de la mano del prestigioso médico etnobotánico (y amigo) Joan Pellicer Bataller que, además de sus conocimientos, me transmitió el amor por esta materia y por volver a aprender.

Este estudio vino acompañado de salidas con los componentes locales de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) en su sede de Gandía, ampliando así mi círculo de amistades y aportándome nuevas iniciativas e intereses.

En el 2001, para ampliar conocimientos y con este retomado “gusanillo” por estudiar, me matriculé en Hª del Arte y  Patrimonio Cultural en la Universidad Popular de Gandía.  Redescubrí, comprendí y aprecié desde una nueva perspectiva la riqueza patrimonial de mi ciudad, así como de mi comarca y las colindantes. Nuevamente conté con la ayuda de grandes maestros a los que me gustaría nombrar y agradecer su pasión por las materias que imparten: Vicente Pellicer Rocher, Albert Vázquez Blanco, Jesús Eduard Alonso y Santiago Laparra López.

Y redescubriendo mi entorno y disfrutando de mi afición, llegó el  2004 en el que, como dije anteriormente,  el banco decidió prejubilarme.  Ya sin tregua debía decidir qué hacer con el tiempo que me regalaba mi nueva situación.

Una vez recuperado de mi enfermedad, en el 2005, y gracias a los conocimientos adquiridos comencé a realizar visitas guiadas  a mi ciudad y su comarca,  pero esta vez  como guía.

Este fue el inicio de mi nueva “ocupación”. Siempre de forma altruista iba ofreciendo mi tiempo y conocimientos, y la sorpresa fue que cada vez tenía más compromisos y peticiones.

En los siguientes años participé en actividades promovidas por la “Mancomunidad de la Vall d’Albaida” a través del programa “Obrim les portes de la Vall”. Estas visitas me introdujeron además en el mundo de la interpretación ya que se caracterizan por ser teatralizadas. Otra experiencia que  me ha llenado ha sido mostrar el patrimonio natural y artístico a grupos de estudiantes Erasmus vinculados a la UPV, volviendo a relacionarme con el mundo universitario. Pero tal vez lo que más me gusta es compartir con la gente más próxima estas salidas  a través del programa “Compartir”, destinado a asociaciones locales, en el que he hecho visitas al Castell de Bayren, la Alqueria del Duc, el “camí de l’aigua a la vora del Vernisa”, l’estret de les aigues a Bellus, Ruta del Cister, Alpuente, Xelva y Casinos, etc….

Y entre llamada y llamada, salida y visita he ido conociendo y reencontrando personas, amigos que llenan el hueco dejado por mi trabajo (del que disfruté durante largos años). Actualmente recibo grupos de alumnos de intercambio de los institutos de Gandía  que llegan de rincones tan lejanos como Rusia, Alemania, Polonia o Francia.

He compartido mi tiempo con  diversas ONGs que se han interesado por mi actividad, especialmente con colectivos de disminuidos psíquicos a los que hemos adaptado las salidas con el fin de que disfruten y las aprovechen al máximo.

He contribuido en la redacción de trabajos de fin de carrera de jóvenes estudiantes a los que ayude con mis conocimientos sobre la flora de la Safor y el castillo árabe-cristiano d’Alfandech, inculcándoles mi amor por estas tierras.

Como conclusión quisiera animar a todas las personas que llegan a su jubilación a que la vean como una nueva oportunidad, una nueva puerta. Y es que, desde mi experiencia, lo más importante es empezar, dar el primer paso y seguramente la vida y la gente que te rodea regará esa semilla y hará que crezca y tenga cada vez raíces más fuertes. Finalmente, aprovecho este punto para agradecer precisamente a las personas que me rodean ese apoyo y ánimo en mis nuevas empresas: mi familia, amigos y especialmente a todas las personas que he ido nombrado. Y espero, a ti lector, poder conocerte algún día, guiarte por mi ciudad y transmitirte mi ilusión por aprender, transmitir y compartir la belleza del entorno que me rodea.